Raquel Verdesoto Salgado de Romo Davila

Una Gran Mujer

Noticias

Noticias Tungurahua

Posted by Jose Lasso on 8 Ee diciembre Ee 2011 a las 10:45

Poeta. Raquel Verdesoto Salgado. Ana María Raquel Verdesoto Salgado nació en Ambato el 16 de noviembre de 1910, hija del teniente coronel Francisco Verdesoto Murillo y de Lucila Salgado Hidalgo.

Realiza sus primeros estudios en la escuela  San Vicente de Paúl. Desde esa época se  destacaba ya por su excepcional memoria y capacidad de aprendizaje. Viaja a Quito  para estudiar  en el entonces Instituto Normal Manuela Cañizares donde se graduó como preceptora normalista. 

En  Ambato  inicia sus labores de maestra en el Liceo Municipal Cevallos, etapa en la que sus inquietudes literarias afloran  en  la prensa local. En 1934 publica un libro que escandaliza, titulado ‘Sin mandamientos’. 

Las barreras que existían  para cristalizar sus metas como mujer, parte activa de la sociedad, la impulsan a regresar a Quito para prestar sus  servicios en la  escuela Rosario  González de Murillo, anexa al Normal Manuela Cañizares.

Doctorado

Ingresa en la Universidad Central del Ecuador. Se especializa en Literatura y culmina su carrera como Doctora en Ciencias de la Educación. Cabe citar  las palabras de Nela Martínez, en un artículo dedicado a Raquel Verdesoto. “…En realidad fue doctora, antes de que le dieran el título…”. Durante tres décadas tuvo a su cargo la cátedra de Literatura en el Normal Manuela Cañizares; laboró en el Colegio Experimental Manuel María Sánchez y  en la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación. Fue una de las primeras mujeres que junto con Matilde Hidalgo y Moraima Carvajal,  ejercen el  magisterio en dicha Facultad.

La Universidad Central del Ecuador, en reconocimiento a sus relevantes méritos   la nombra Profesora Honoraria.

Viajes y poesía

En 1950 viaja a Montevideo, Uruguay, en calidad de  delegada de la Unión Nacional de Educadores Ecuatorianos, para representarnos en el Seminario Interamericano de Educación, con el auspicio de la UNESCO. Además realiza giras de observación y estudio por varios países de América como Argentina, Cuba, Chile y otros.

Perteneció a los grupos de poesía “Avanzada” y “Barros”, en la provincia de Tungurahua. Por convicciones socialistas, con Nela Martínez, Luisa Gómez de la Torre, Isabel Herrería de Saad y otras compañeras fundaron la asociación “Alianza Femenina” y más tarde “Mujeres del Ecuador”.

Rodrigo Pachano manifiesta de doña Raquel: “…Luego vendrá Raquel Verdesoto de Romo Dávila, llamando la atención y escandalizando el solar de lo tradicional con su verso revolucionario, con su palabra de acción renovadora, en aquel “Sin Mandamientos”, libro de sus dieciocho años, libro de su sacudimiento espiritual, de la mutación violenta de los cánones clásicos, para ella caducos y para el mundo insostenibles. Su obra es superior”.

En 1952, el Ministerio de Educación Pública le concede un premio por su ensayo biográfico acerca de Luis Felipe Borja.  En 1953 la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación le otorga  el Primer Premio en el Concurso Historia de la Facultad de Filosofía. En 1954 triunfa en el Concurso Literario Femenino Nacional con la biografía sobre Marieta de Veintimilla.

En el año 2000 (post mortem) la Municipalidad del Cantón Ambato le otorga  LA DISTINCIÓN JUAN LEON MERA por su aporte a la literatura ecuatoriana. Esta presea es recibida por una de sus hijas, de manos del doctor  Gustavo Noboa Bejarano, Presidente de la República del Ecuador.

Influencia familiar

En  su profundo amor hacia la libertad, igualdad y causas justas es indudable la influencia del  padre de ella,  Francisco Verdesoto Murillo, leal y valiente oficial de Eloy Alfaro. Su pasión por las letras la hereda  de su  abuela materna Doña Ana María Hidalgo Fernández Salvador, quien escribía ya,  en una  época en la que la mujer tenía como meta el consagrarse a las tareas domésticas.

Las obras de autoría de la doctora Raquel Verdesoto Salgado de Romo Dávila son un patrimonio de la ciudad.

(Fuente: familia Romo Verdesoto. Mari Pachano, a quienes agradecemos su colaboración) 

CREDITO

Maestra abnegada y 

amor por las letras

La labor que más  honró, la de ser maestra. Respetó siempre la dimensión y sublimidad esta misión. Consideraba que el objetivo primordial del maestro y del escritor es el transmitir a las nuevas generaciones la pasión por la defensa de la vida y el sentido de los verdaderos y perdurables valores.

Raquel Verdesoto Salgado casada con el profesor Miguel Ángel Romo Dávila, con quien compartía el amor por las letras y  la libertad, nunca logró superar el vacío de su separación final; sin él, su lucha había concluido.

Pocos años después, el 27 de mayo de 1999, “emprendió presurosa” el viaje que habría de reunirlos para siempre.

Raquel Verdesoto

Sus obras

Poesía:

Sin Mandamientos.- 1934; Labios en Llamas, 1936; Recogí de la Tierra, 1977; Ésta Fábula (inédito); Del Profundo Regreso (inédito) y Patio de Recreo (inédito).

Teatro:

Teatro Histórico (Inédito)

Biografía:

Serie de Microbiografías de Ecuatorianos Ilustres .- Imprenta Municipal .- Ambato.- 1949

Manuela Sáenz (dos tomos).- Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana.- Quito.- 1963

Obras de Carácter Didáctico:

Misión en el Uruguay.- Imprenta del Ministerio de Educación.- Quito.- 1950

Arrullos y la Escuela y la Vida.- Estos dos libros elaborados en asocio de los escritores argentinos José Mas y Clara de Toro y Gómez.- Editorial Kapelusz.- Buenos Aires 1955

Lecciones de Literatura (tres tomos).- Editorial Minerva.- Quito

Lecciones de Literatura.- (tomo IV Inédito)

Talleres de Literatura (tres tomos)- EDINUM.- Quito

Del futuro silencio

(POEMA)

¡Señor! Le han fastidiado mis amores enfermos

y no quiere que sea la luz de su camino

volverá mi salvaje planta de peregrino

e iré por otras rutas, con mis cantares yermos.

Mi canción escarlata se hará melancolía

tengo un presentimiento sin lagrimas y vago,

no charlarán ya luego las ondas de mi lago

y el perfil de tu historia se borrará en un día

Quizás como ironía, cuando la luz se zarca

en busca de un marino, yo embarcaré mi nave,

con las pupilas lánguidas, desengañado, grave

el regrese en mi barca...

 Poemario Sin Mandamientos.- 1934


Tomado de La Hora

Categorías: Nuevas

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios